Biomasa

Energía Biomasa

bio3 bio2 bio_termo_gasificacion2

La biomasa, definida como la materia orgánica renovable de origen vegetal, animal o procedente de la transformación natural o artificial de la misma, es una fuente muy variada de energía. Entre los métodos de aprovechamiento existentes  se pueden mencionar la combustión directa de la biomasa, el tratamiento de residuos orgánicos y el cultivo de algunas plantas y granos, a partir de las cuales se obtiene biogás y biocombustibles, usados como sustitutos de compuestos petroquímicos.

La bioenergía es obtenida mediante diversos procesos, como son los termoquímicos, que consisten en la combustión directa de biomasa, y los bioquímicos, que se basan en procesos de transformación biológica de la biomasa. La obtención de energía a partir de la biomasa es un proceso considerado carbono neutral, pues las emisiones del proceso son equilibradas con el CO2 absorbido previamente por las plantas.

Proyecciones de la IEA indican que la generación de electricidad a partir de biomasa debiera crecer desde el actual 1,3% a un 3-5% para el 2050, dependiendo de diferentes supuestos a nivel mundial. En términos absolutos, el crecimiento neto podría ser 5-8 veces la producción actual, con un significativo efecto en la reducción de emisiones de GEI. Esto no parece ser considerable comparado con el potencial estimado total, 10%-20% de la energía primaria para el 2050, donde la biomasa también es usada para generación de calor y para producir combustibles para el transporte [OECD/IEA, 2007].

Las principales barreras para su implementación apuntan a la baja eficiencia de conversión, la disponibilidad y transporte de la biomasa, y la escasa logística de suministro sumado a la falta de políticas de apoyo, los riesgos asociados a la agricultura intensiva (fertilizantes, químicos, conservación de la biodiversidad), entre otros. Muchas veces es visto por la comunidad como un competidor del reciclaje, en particular para deshechos municipales.

Respecto del futuro de esta tecnología en Chile, se estima que el potencial factible técnico-económico de implementar al 2025 es entre 461 a 903 MW con una participación entre un 3,1 % a un 6 % del parque generador [UTFSM, 2008]. Actualmente, en Chile los procesos de generación de electricidad existentes se basan de manera principal en la combustión directa de la biomasa. Adicionalmente, existen proyectos de generación a partir de la combustión de gases obtenidos a partir de procesos de transformación de la biomasa, como la extracción de biogás desde vertederos o sistemas de tratamiento anaeróbico.

Fuente: Cifes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *